Indignación de la iglesia de Quilmes por el desalojo violento a familias que acampaban en la vereda de Lamadrid

Vie, 13/04/2018 - 18:39

 

La Vicaría denunció que personal policial impidió el acceso al predio de referentes de la Pastoral Social de la diócesis que se hicieron presentes junto con el obispo auxiliar de Quilmes, monseñor Marcelo Margni, tras lo cual “máquinas viales tiraron las casillas precarias” instaladas en el lugar.

 

Quilmes (Buenos Aires) (AICA): La Vicaría de Solidaridad del obispado de Quilmes expresó su “estupor e indignación” por el desalojo violento de un grupo de familias que acampaba en la vereda de la avenida Lamadrid, a solo días de la conformación de una mesa de gestión para buscar soluciones a esa situación. También repudió “enérgicamente esta manera de solución de conflictos” y afirmó que “este tipo de accionar lo que hace es deteriorar profundamente las iniciativas de diálogo”.

 

“Nos entristece y lamentamos que las autoridades no sean capaces de buscar un camino que no sea el del desalojo violento, y más cuando ya estaba en vías de solución a través de una reubicación”, sostuvo en un comunicado con la firma del vicario de Solidaridad, presbítero Juan José Vasallo. 

“Repudiamos enérgicamente esta manera de solución de conflictos, siempre apostamos a respetar los acuerdos y entendimientos de las partes, y este tipo de accionar lo que hace es deteriorar profundamente las iniciativas de diálogo”, agregó. 

La Vicaría denunció que personal policial impidió el acceso al predio de referentes de la Pastoral Social de la diócesis que se hicieron presentes junto con el obispo auxiliar de Quilmes, monseñor Marcelo Margni, tras lo cual “máquinas viales tiraron las casillas precarias” instaladas en el lugar y obligaron a las familias a refugiarse en viviendas vecinas. 

Texto del comunicado 


En el día de hoy jueves 12 de abril, nos hicimos presentes, la pastoral social de nuestra diócesis acompañados por el obispo auxiliar, sacerdotes, diáconos y hermanos de las comunidades para acercanos a las personas afectadas por el desalojo de la vereda de la Av. Lamadrid. 

Un cerco policial nos negó el acceso, impidiendo poder verificar que no se produzcan desmanes de represión policial. 

Con el Obispo Auxiliar fuimos interceptados por personal policial impidiendo su ingreso, donde el responsable del operativo nunca se hizo presente para hablar, aún después de más de una hora de intentarlo. Registrando el episodio los reporteros y cámaras de TN. 

Las familias se refugiaron en casa vecinas, y las máquinas viales tiraron las precarias casillas. 

Sentimos estupor e indignación frente a este accionar, a solo días de que la mesa de gestión empezara a buscar soluciones más urgentes para las familias en cuestión. 

Como Iglesia Diocesana y la Vicaria de Solidaridad continuaremos exigiendo que se dé una solución digna a estas familias que están, ahora sí, en una situación de desamparo y marginación. 

Dos delegados fueron detenidos y trasladados a la comisaría 5ta de La Cañada, intercederemos por ellos a través de la “Casa de la Justicia” para que se respeten sus derechos constitucionales. 

Junto a la Defensoría del Pueblo de la Provincia y la mesa de gestión continuaremos intercediendo, para que el Municipio de Quilmes, dé una solución rápida y efectiva en especial a las familias de alto riesgo social (las que están en situación de calle y con niños). 

Nos entristece y lamentamos que las autoridades no sean capaces de buscar un camino que no sea el del desalojo violento, y más cuando ya estaba en vías de solución a través de una reubicación. Repudiamos enérgicamente esta manera de solución de conflictos, siempre apostamos a respetar los acuerdos y entendimientos de las partes, y este tipo de accionar lo que hace es deteriorar profundamente las iniciativas de diálogo. 

Conformaron una mesa de gestión y diálogo 


Antes de que se produjera el incidente de hoy, la vicaría de Pastoral Social de la diócesis de Quilmes informó que se encuentra conformada la mesa de gestión que se ocupará de dar solución a las familias acampadas en la avenida Lamadrid. 

A tres meses de la toma ilegal y el posterior desalojo por parte de la policía, y en un esfuerzo de coordinación de actores políticos, sociales y eclesiales, nació este espacio para la búsqueda de soluciones. 

En la última reunión de esta mesa de gestión, conformada por tres secretarios de alto rango del Municipio de Quilmes, representantes de la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, representantes de las Casa de la Justicia de Quilmes, representantes del área de Hábitat del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires, delegados de la Pastoral Social del obispado de Quilmes, representantes del Consejo de Asentamientos y delegados de los acampados, se allanó el camino para que estas familias encuentren una solución a su necesidad de tierra y vivienda, donde ya se visualiza un inminente acuerdo para la reubicación de cada familia de acuerdo a criterios de prioridades y urgencia. 

En las expresiones políticas, sociales y eclesiales de esta mesa de gestión se articularon el derecho a la propiedad privada y el derecho al acceso a la tierra y vivienda (en especial a los más desfavorecidos) con los recursos municipales y provinciales disponibles, “convencidos de que en estos casos la intervención violenta y represiva de la policía no es el mejor camino”. 

Texto del comunicado 


Tres meses se cumplen ya desde el inicio de los tristes episodios ocurridos en la Av. Lamadrid, a la altura de los arroyos, donde la necesidad por la tierra y un techo se cruzó con el derecho a la propiedad. 

Una toma ilegal y el posterior accionar de la policía en un desalojo brutal y totalmente desproporcionado fue el desenlace de este episodio, y la falta de espacio para la búsqueda de soluciones alternativas, donde los registros fílmicos y fotográficos de la prensa circularon por los medios locales y nacionales, empañaron la sociedad quilmeña. 

Como resultado quedaron varias familias a la vera del camino, a la intemperie y el desamparo, en improvisadas casillas de lona y cartón. 

En un esfuerzo de coordinación conjunto de los actores políticos, sociales y eclesiales se fue conformando una “mesa de gestión” para buscar juntos una solución que sea verdadera y digna para estas familias. 

En la última reunión de esta “mesa de gestión” –conformada por tres secretarios de alto rango del Municipio de Quilmes, representantes de la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires, representantes de las Casa de la Justicia de Quilmes, representante del área de Hábitat del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires, delegados de la Pastoral Social del Obispado de Quilmes, representantes del Consejo de Asentamientos y delegados de los Acampados– se allanó el camino para que estas familias encuentren una solución a su necesidad de tierra y vivienda, donde ya se visualiza un inminente acuerdo para la reubicación de cada familia de acuerdo a criterios de prioridades y urgencia. 

En esta “mesa de gestión”, en sus expresiones políticas, sociales y eclesiales, se articularon el derecho a la propiedad privada y el derecho al acceso a la tierra y vivienda (en especial a los más desfavorecidos) con los recursos municipales y provinciales disponibles, convencidos de que en estos casos la intervención violenta y represiva de la policía no es el mejor camino. 

Juntando voluntades, y gracias a Dios, ha primado la cordura y el diálogo efectivo en la búsqueda de soluciones para que lo ocurrido tres meses atrás no vuelva a empañar a nuestra sociedad quilmeña. 

Compartir

Twitter icon
Facebook icon
Google icon
StumbleUpon icon
Del.icio.us icon
Digg icon
LinkedIn icon
MySpace icon
Newsvine icon
Pinterest icon
Reddit icon
Technorati icon
Yahoo! icon
e-mail icon

Comentarios

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diseño de página web: Wave Publicidad